Discusión y Conclusión


Discusión:
Según la el Centro Internacional sobre el Cáncer de la OMS las dioxinas son clasificadas como cancerígenas de clase Nº1 (máximo de la escala), sin embargo éste no es su único efecto adverso en la salud, existiendo muchos otros como depresión de la respuesta inmune y problemas reproductivos. No obstante, es importante mencionar que la mayoría de las investigaciones en humanos involucra poblaciones expuestas a concentraciones de dioxinas muy superiores a las habituales, por lo que se considera necesario generar estudios que especifiquen más objetivamente los efectos que tendría la cantidad de dioxina a la que se exponer el promedio de la población y no sólo los casos más graves, para así poder estimar los efectos reales.

Por otra parte, existen diversas instituciones de diferentes países que han calculado los niveles de tolerancia de ingesta de dioxinas. Aunque estas cifras son semejantes entre sí, sería más práctico y fácil de monitorear si se usara un rango fijo de ingesta tolerable a nivel mundial, para así ejercer un control más estricto. Sin embargo, no debería existir una mínima dosis permitida de dioxinas en los alimentos, sino, prohibir la presencia de estas sustancia en cualquier cosa que vaya a ser ingerida por las personas, ya que se ha demostrado que el consumo prolongado de bajas dosis de dioxinas afectan el desarrollo embrionario de varias especies animales, pudiendo afectar eventualmente de igual manera al humano.

Chile, por su parte, ha firmado varios acuerdos internacionales (Convenio de Rotterdam, Basilea y Estocolmo), tendientes a mejorar la gestión y el manejo de las sustancias químicas peligrosas. Sin embargo, sólo el Convenio de Basilea ha generado una legislación. Si bien Chile actualmente cuenta con un laboratorio de análisis de alimentos e insumos, se considera adecuado que se generen estrictos estándares y controles de acuerdo con las normas mundiales para disminuir la emisión de estas sustancias al medio ambiente.

Existe un gran vacío en lo que respecta a información sobre las dioxinas, ya que son pocas las personas que conocen los efectos y la gravedad de este problema. Los gobiernos, sobre todo el de Chile, deberían crear programas de educación que permitan a las personas optar por alimentos carentes de dioxinas.


Conclusión:
Las dioxinas representan un problema de importancia mundial ya que traen consecuencias negativas en la salud de animales y de humanos, además por el hecho de tener un efecto acumulativo en el ambiente y organismos, se hace necesario el control de la emisión al medio de estas sustancias y de los niveles en los alimentos de consumo humano y animal. Se deben tomar medidas, no sólo de monitoreo, sino que tendientes a disminuir su producción a nivel industrial, que es la principal fuente, para esto son necesarias reconversiones técnicas e inversiones económicas importantes, sin embargo, de esta manera se podrán disminuir los efectos negativos a nivel de salud pública, medio ambiente y los impactos económicos a nivel de sistemas productivos.
El médico veterinario juega un rol importante en la prevención de este tipo de intoxicaciones por su papel en la fiscalización de alimentos de origen animal que irán al consumo humano.








chancho.jpeg